56·31·25·31

Unidades de Estado Solido (SSD)

Ventajas, desventajas y bajo qué circunstancias conviene comprar una SSD.

En la actualidad, los equipos de cómputo están constituidos por varios componentes básicos en los que se encuentran los famosos discos duros o HDD (Hard Drive Disk), que son componentes que permiten almacenar de forma permanente grandes cantidades de información pero como todo con respecto a la electrónica evoluciona los Discos Duros se enfrentan (y gracias que su precio es mas accesible) a un nuevo dispositivo de almacenamiento a base de Memorias FLASH, con varias ventajas en relación a sus homólogos mecánicos.

Rapidez: En relación a la velocidad de lectura y escritura los SSD son dispositivos que superan a los discos duros hasta 5 veces o incluso mas, además hay que considerar la fragmentación de los archivos que tanto afecta a los discos duros no es considerada en los SSD pues por su características de lectura (pues no tienen partes móviles) no se ven afectados en lo más mínimo, incluso no se deben desfragmentar.

 

PARA NOTAR UNA MEJORÍA AL INSTALAR UNA SSD EN TU COMPUTADORA, TE RECOMIENDO TENER 4GB EN RAM DDR2 Y UN PROCESADOR DE 3 NÚCLEOS CON SOPORTE DE 64bits COMO MÍNIMO, ASÍ COMO UN SISTEMA OPERATIVO DE 64bits.

 

 

Al igual que en los Discos Duros, las SSD de ven afectados en su rendimiento después de superar el 80% de su capacidad de almacenamiento, esto solo lo debes de considerar en los dispositivos que tienen cargado el Sistema Operativo.

Consumo de energía: En cuanto al consumo de energía los SSD actuales han logrado mejorar mucho este aspecto por lo que su uso en dispositivos portátiles es muy recomendado.

Los SSD a diferencia de los HDD, son poco tolerantes a los fallos abruptos de energía por lo cual es muy importante verificar la carga de la batería de la Laptop así como tener en equipos de escritorio un Nobreak o UPS para evitar la perdida de información ó incluso el daño permanente de la unidad SSD.

Temperatura: La temperatura en los HDD siempre ha sido un tema crítico y oculto a la vez, la mayoría de los daños que ocurren en un Disco duro siempre va relacionado con su sobrecalentamiento y en este aspecto los SSD tienen una gran ventaja pues al no tener parte móviles su temperatura no se eleva mucho pero si es importante destacar que la información almacenada una SSD también sufre daños si la temperatura se eleva demasiado, por eso es importante tener instalado un Software de scaneo de temperatura para evitar pérdidas de información.

Durabilidad: Los HDD son dispositivos extremadamente precisos mecánicamente por esta razón el cómo se manejen dependerá mucho de la durabilidad de los mismos. En teoría un disco duro tiene un tiempo medio entre fallos (MTBF) que va de 600,000 a 1,400,000 horas. Pero existen factores que hacen que estos valores se disminuyan abruptamente por las siguientes causas:

  • Trabajar los discos con una temperatura mayor a los 40 grados, siempre es mejor mantener una temperatura entre 25 y 35 grados.
  • Demaciados ciclos de encendido y apagado.
  • Apagarlos abruptamente
  • Moverlos abruptamente mientras están encendidos.

En cambio los SSD tienen un tiempo medio entre fallos (MTBF) que va de 1,500,000 a 2,500,000 horas que los vuelven también una excelente opción para su uso pero estos valores puede disminuir por las siguiente causas.

  • Trabajar los discos con una temperatura mayor a los 40 grados.
  • Demasiados ciclos de borrado y escritura.
  • Apagarlos abruptamente
  • Realizar desfragmentaciones.
  • Al caerles agua.

Costo sobre capacidad: Es un hecho que actualmente los costos de los SSD son mayores que los HDD respecto a precio por Byte, pero poco a poco esa brecha ira desapareciendo y por evolución tecnológica veremos que en unos pocos años será más económico y rentable la adquisición de unidades SSD que unidades HDD, solo el tiempo y las tecnologías que apliquen los fabricantes a sus productos dirán quién se queda en el mercado.

Peso: Obviamente en este aspecto y por el material en que están construidos, por el momento un HDD es más pesado pero aun así son dispositivos livianos al hablar de unidades de 2.5”.

Borrado de datos: Eliminar datos de forma segura en un HDD y una SSD puede hacerse relativamente rápido utilizando programas para este objetivo, sin embargo, la forma en que se elimina la información son distintas por lo que hay que especificar para que tipo de unidad vas a realizar este proceso.

Recuperación de datos: En caso de daños físicos es importante destacar que la recuperación de datos en un HDD es más exitosa y menos costosa que en una SSD, por lo que tienes que considerar esto al momento de decidir qué tipo de información vas a almacenar.

Ruido: Aunque los HDD actuales no son realmente ruidosos, a los que les gusta el silencio total a la hora de trabajar, la adquisición de una SSD puede ser una buena idea considerando obviamente los puntos anteriores.