56·31·25·31

Mejora la vida útil de tu disco duro

El disco duro (HDD, Hard Disk Drive) permite almacenar grandes cantidades de información que es utilizada tanto por el usuario como la computadora (procesador), y es importante que sepas sus debilidades y la forma de usarlo para que no se dañe.

El Disco Duro es un dispositivo sumamente delicado y requiere cuidados específicos para evitar algún tipo de daño y la consecuente pérdida de información.

En promedio (Según los fabricantes) un disco duro tiene un tiempo medio entre fallos (MTBF) de 600,000 hasta 1,400,000 horas, dependiendo de la marca y modelo; y para que tu disco duro llegue a estos valores de uso, debes tener en cuenta dos tipos de acciones a realizar; las primeras tienen que ver con el Hardware (físicas) y las segundas son acciones de software (lógicas).

Acciones físicas:

Entre las principales acciones físicas que debes tener en cuenta para proteger tu disco duro se encuentran las siguientes:

Manipularlos con cuidado: En manejo adecuado de los discos duros, previene que estos se averíen con alguna caída o al recibir un golpe fuerte, esto se debe a que contiene partes móviles muy delicadas y extremadamente precisas, y al tener un accidente de este tipo, es seguro que se dañará, incluso una caída de 10 cm directo a una superficie dura es suficiente como para dejarlo inservible.

Si tienes una Laptop, procura no moverla demasiado mientras esta encendida pues son aun más sensibles a caídas y golpes incluso a movimientos bruscos, para este caso te recomiendo suspender el equipo a forma de que el disco duro se apague y no arriesgarlo ante algún accidente.

Conectarlos correctamente: Los discos duros deben conectarse de manera correcta a cables de alimentación en buen estado, para evitar que los circuitos se dañen por una mala alimentación de energía. Siempre conecta estos dispositivos con el equipo apagado.

Instalar un ventilador: Para mejorar el rendimiento y minimizar los efectos de deterioro por las altas temperaturas dentro de la computadora, debes instalar un ventilador (cooler), que mantenga el disco duro a una temperatura adecuada (entre 25o a 35 oC Máximo 40o). A mayor temperatura de trabajo mayor será el daño a tal grado de dejar de funcionar repentinamente. Si tienes una Laptop, es muy recomendable que compres una base enfriadora ya que esto ocasiona la mayoría de fallas en estos dispositivos.

 


 

 

Evitar campos magnéticos: Los campos magnéticos pueden borrar la información del disco duro y crear errores de lectura, por lo cual es conveniente mantenerlo alejado de equipos eléctricos que generen campos magnéticos.

Apagar correctamente el equipo: Es importante esperar a que el Sistema Operativo apague el equipo, así dejarás que se cierren los archivos correctamente evitando que tu sistema operativo manifieste fallas o que tu información no pueda ser leída, al tiempo que los cabezales se aparquen correctamente evitando daños físicos.

Acciones de Software

Las acciones de software te permitirán mejorar el desempeño de tus disco duro donde se almacena el sistema operativo, ya que disminuyen los errores lógicos, trabajo excesivo y lentitud. Algunas acciones de software que puedes hacer para lograr este objetivo son:

Realizar limpiezas regulares del disco duro: Al eliminar archivos innecesarios, aligeramos la carga de trabajo del disco duro y evitamos un deterioro innecesario. Para realizar esta tarea, podemos utilizar las herramientas del sistema como depuradores de archivos temporales, correctores del sistema de archivo y desfragmentadores.

Desfragmentar el disco: El proceso de desfragmentación consiste en ordenar los archivos, para que el dispositivo no se esfuerce en buscarlos, ya que mientras más se trabaje el dispositivo mayor será el desgaste. Dependiendo del uso de la computadora es recomendable realizar esta tarea por lo menos cada 30 días de trabajo continuo o bien cuando notes una disminución del rendimiento de tu computadora.

Archivos Temporales e innecesarios: Por la manera en que almacena la información es recomendable no saturarlo de información que realmente no se utiliza. Es recomendable siempre mantener tu disco duro en un 80% de su capacidad, pues a partir de ese porcentaje, el rendimiento empieza a disminuir a la medida en que se vaya saturando.

Corregir el sistema de archivos: Todo sistema de almacenamiento contiene una tabla donde se asignan las posiciones físicas en las que se almacenan los datos, pero debido a fallas en la energía eléctrica, Reinicios inesperados, congelamientos del sistema o apagados repentinos, la actualización de esta tabla respecto a la posición física de los datos no se lleva a cabo de forma correcta, lo que conlleva a atrasos en la lectura del archivo, perdida de información o incluso fallas en el sistema operativo. El realizar procedimientos de corrección a esta tabla, ayudará a mantener tu disco duro en buenas condiciones de trabajo.

Instalar un software de diagnóstico continuo del disco duro: En la actualidad todos los disco duros cuentan con la tecnología S.M.A.R.T. (Self Monitoring Analysis and Reporting Technology), consiste en la capacidad de detectar y registrar fallos en parámetros como: Temperatura del disco, Velocidad de lectura de datos, Tiempo de partida (spin-up), Ciclos de encendido y apagado, Velocidad de búsqueda (seek time), conteo de errores, entre otros, y tener un programa de monitoreo del disco te dará una idea más clara del estado en que se encuentra tu disco duro y si esta en riesgo de fallar.

Estos son 5 programas que te pueden ayudar a ver la temperatura de tu equipo.